Abordemos la supresión de las Autonomías

La opinión de Catedráticos de Derecho Constitucional es coincidente, es muy difícil la supresión de las Comunidades Autónomas por muchas razones, destacando entre ellas las siguientes:

  1. La necesaria reforma de la Constitución que exige una nueva redacción del artículo 2 y la supresión del título VIII.
  2. La oposición de la totalidad de las fuerzas políticas del actual Parlamento a la misma.
  3. La oposición de una parte importante de la sociedad civil, unos porque están de acuerdo con las tesis nacionalistas y otros porque están instalados en ellas, bien en la administración autonómica o en sus terminales.
donde esta españa

Cada día las Comunidades Autónomas parecen más enfrentadas a la unidad de España. Fuente: Wikipedia. Licencia CC. Autor Martorell.

Respecto a la necesaria reforma de la Constitución.

El artículo 166 dice: “La iniciativa de reforma constitucional se ejercerá en los términos previstos en los apartados 1 y 2 del artículo 87”, lo que faculta a ejercer la iniciativa sólo al Gobierno, al Congreso y al Senado o a las Asambleas de las Comunidades Autónomas de manera más restringida, quedando excluida la iniciativa popular.

Como la reforma exige una nueva redacción del artículo 2, que corresponde al título preliminar, es necesario de acuerdo con el artículo 168.1:

“La aprobación del principio por mayoría de dos tercios de cada Cámara y a la disolución inmediata de las Cortes”.

Una vez disueltas las Cámaras se procede a unas elecciones de la que saldrá una nueva composición que siguiendo con el artículo 168.2:

“Las Cámaras elegidas deberán ratificar la decisión y proceder al estudio del nuevo texto constitucional,que deberá ser aprobado por mayoría de dos tercios de ambas Cámaras”.

Pasado este trámite seguimos en el artículo 168.3:

“Aprobada la reforma por las Cortes Generales, será sometida a referéndum para su ratificación”

Constitución Española de 1978. Public domain.
Facsímil de la Constitución de 1978 y escudo de España. Nuestra constitución es considerada “rígida” por los altos requerimientos que exige para su propia reforma. Fuente Wikimedia Commons. Dominio público.

Como vemos el procedimiento de reforma constitucional es muy difícil, pero no hay otro que el de seguir ese camino dentro de la Ley. En cualquier caso contrario estaríamos jugando el mismo papel que juegan los independentistas.

Estando de acuerdo con la dificultad del procedimiento de reforma, también hemos de considerar que la reforma no es imposible dado que la última palabra la tienen los propios ciudadanos y todo depende de hasta donde llega el hartazgo de los mismos con unas Autonomías que exigen unos gastos de funcionamiento tan elevados, que les cortan libertades esenciales, que son nidos de corrupción, que en algunos casos pregonan su voluntad de separarse de la Nación por no importa que procedimiento y que son cobijo y patrimonio de políticos que en definitiva son sus únicos beneficiarios. Según las encuestas del CIS parece ser que el número de ciudadanos descontentos con el Régimen Autonómico es creciente (de manera exponencial y no es improbable que siga creciendo, como asegura el catedrático de Derecho Constitucional, de la Universidad de Santiago de Compostela, Don Roberto Blanco Valdés).

Respecto a la oposición de la fuerzas políticas parlamentarias a la reforma

En el Parlamento actual es imposible que ni una sola de las fuerzas políticas se muestre partidaria de la supresión de las Autonomías. Como máximo, sólo alguna apunta a la devolución de algunas competencias al Estado y a sabiendas que ni eso se va a producir. El actual gobierno es incapaz de obligar a las Comunidades Autónomas al simple cumplimiento de la ley, de manera especialmente grave y flagrante como en el caso de Cataluña, tanto en materia económica (cumplimiento del déficit, limitación de la deuda, limitación del gasto, etc) como en materia política (incumplimientos de los mandatos del tribunal Constitucional en todo tipo de cuestiones). El actual PSOE, cuyo único objetivo declarado es el de echar al Sr. Rajoy de la Moncloa, sabiendo que no lo podrá hacer en un proceso electoral pretende hacerlo a través de una moción de censura para lo que necesita el concurso de los votos nacionalistas. Los otros dos partidos nacionales, Podemos y Ciudadanos por diversas razones no manifiestan interés alguno en la supresión de las Autonomías y mucho menos pueden mostrarlo los partidos nacionalistas que viven instalados en las mismas.

Como en el caso anterior tampoco podemos contar con la colaboración de los actuales partidos políticos para que se pueda reformar el Régimen Autonómico y ni mucho menos suprimirlo. ¡Estaríamos atentando contra una parte muy importante de sus puestos de trabajo! pero esta realidad, no convierte nuestro deseo en imposible. La última palabra la tenemos los ciudadanos y bastaría que un nuevo partido político presentara un programa que recogiera el descontento y el hartazgo general existente con las Autonomías y sus dirigentes, por una parte y la decepción que representan el resto de las fuerzas políticas para hacer frente a los problemas de los ciudadanos, para que esa fuerza política emergente se asentara  dentro del arco parlamentario. En las pasadas elecciones francesas surgió el fenómeno Macron quien primero ganó las presidenciales y a continuación las legislativas y ambas contra todo pronóstico, dejando fuera de juego a los partidos clásicos, socialistas y conservadores y a los emergentes de la extrema derecha y populistas. En Francia la ciudadanía harta, como aquí, de las componendas de unos políticos que solo miran por sus propios intereses dejando al margen los problemas del paro, del aumento de la deuda, de los impuestos, de las pensiones y de tantos otros que afectan a todos los ciudadanos optó por un partido nuevo que les ofrecía ocuparse de sus problemas.

Una muestra de lo que les preocupan a los partidos políticos las necesidades de los ciudadanos nos la proporciona José Luis Ábalos, secretario de organización del PSOE, que exige o solicita al gobierno la condonación de una parte de la deuda de la Comunidad Autónoma de Cataluña. La deuda pública de Cataluña asciende a la cantidad de 75.433 millones de euros, Ábalos no indica en que medida debe ser condonada la deuda, pero en todo caso lo que si es cierto, es que cualquiera que sea la cantidad en que sean favorecidos los ciudadanos de Cataluña resultarán desfavorecidos el resto de los españoles y Ábalos exige o solicita al gobierno la condonación sin contar con ellos que serían los perjudicados. ¿Qué persigue Ábalos con esta petición? El PSOE, necesita un apoyo de los nacionalistas, para ir formando una coalición que le permita echar a Rajoy de la Moncloa que es su auténtico programa electoral y por eso mismo la diputada del PSOE en el Congreso, Margarita Robles, declararía unos días antes que no apoyarían al gobierno si, en la situación de rebeldía que muestran los dirigentes de Cataluña, tuvieran que recurrir al artículo 155 de la Constitución. ¿Cómo han reaccionado el resto de los partidos frente a las declaraciones de Ábalos?. No han reaccionado en modo alguno, lo que demuestra a la vez que los intereses de los ciudadanos les tienen sin cuidado.

La única reacción de rechazo deberíamos hacerla todos los ciudadanos del resto de las Autonomías, incluidos los socialistas a los que José Luis Ábalos quiere hacernos pagar los derroches de los dirigentes autonómicos de Cataluña. La única solución a todos estos problemas es la supresión de las Autonomías.

abalos y robles
Ábalos y Robles, el PSOE divaga entre la unidad de España, el federalismo nunca explicado, el nuevo país plurinacional que han inventado y la búsqueda del ascenso personal, esto último es propio de todos los políticos españoles, socialistas o no. Fuente: Wikimedia Commons. Licencia CC. Autoras: Marta Jara e Irene Castro de Eldiario.es

Jesús Álvarez Carreiras

¿Qué beneficios nos aportan las Autonomías?

Todos los días los medios de comunicación ofrecen noticias relacionadas con nuestras Autonomías. La mayoría de las veces las noticias son de carácter negativo, cuando no expresan problemas de corrupción en su administración, presentan como en el caso de Cataluña problemas que afectan a la propia Constitución y a la propia convivencia de todos los españoles. Estos son dos tipos de problemas que afectan a estas Instituciones del Estado, unos de tipo económico y otros de tipo político. No se manifiestan en los medios de comunicación noticias de carácter positivo.

Creo que ha llegado el momento en el que nos planteemos que hay que hacer con nuestras Autonomías.

A) Qué hacer con las Autonomías bajo el punto de vista económico

Analicemos alguno de los siguientes datos: Las 17 Comunidades Autónomas que componen el Estado español, suponen la creación de 17 Parlamentos y de otros tantos gobiernos. Estos diecisiete Parlamentos autonómicos reúnen un total de 1.234 diputados, además de asesores, organismos y empresas públicas. En resumen muchos puestos, muchos sueldos y en definitiva mucho gasto público. Bajo el punto de vista económico el Estado de las Autonomías como modelo de Administración territorial es un auténtico disparate. El Estado español tiene una deuda pública de 1.172.092 millones de euros de la que 279.264 millones corresponden al conjunto de las Autonomías. Ni una sola de las Comunidades tiene sus cuentas ajustadas, respecto a la relación gastos/ingresos. Es al gobierno del Estado al que le corresponde establecer los mecanismos de control presupuestario para que se ajusten dichas cuentas, pero por no se que tipo de razones, y después de muchos años de funcionamiento, el control se convierte en imposible y de manera muy acusada en algunas Comunidades más que en otras (el caso de Cataluña es paradigmático, con una deuda de 75.433 millones de euros que representa el 27% del total de la deuda autonómica).

Resulta muy ilustrativo el ejercicio de establecer alguna comparación con otros Estados del mundo y sus organizaciones políticas y no es un mal ejemplo la comparación con los Estados Unidos de América que reúne 50 Estados miembros de la Unión en un Estado Federal, mientras que el Estado Español reúne 17 Comunidades Autónomas. Ambos Estados tienen dos cámaras legislativas: la Cámara baja (el Congreso) y la Cámara alta (el Senado).

  • El Congreso de los  Estados Unidos reúne…………435 representantes
  • El Congreso de los Diputados en España reúne 350 diputados
  • El Senado de los Estados Unidos reúne 100 senadores
  • El Senado de España reúne…………………..266 senadores

Estos datos se comentan por si solos, parece que alguna reducción de personal es posible en las Cámaras Españolas, y con ello una reducción del gasto público, una mejora del déficit y una disminución, a la larga, de la deuda pública.

Madrid_-_Senado_de_España_2Zarateman
Senado del Reino de España. Pueden verse las banderas de las 17 Comunidades Autónomas, las 2 de las C0iudades Autónomas (Ceuta y Melilla) junto a las de España y la Unión Europea. Fuente: Wikimedia Commons, licencia CC autor Zarateman.

Más comparaciones, entre los Estados miembros de la Unión voy a escoger a California, por la similitud de características con España. En efecto California tiene una superficie de 423.970 Km2. mientras que España tiene 506.000. California tiene una población aproximada de 39 millones de habitantes mientras que España tiene una población, también aproximada de 43 millones. Esta comparación la hago solo a efectos de destacar las magnitudes de California. Un Estado de los 50 que componen la Federación de los Estados Unidos, que tiene un PIB de 2.351.316 millones de euro y un PIB p/cápita de 59.906 euros (datos de 2016), mientras que en España los últimos datos (también de 2016), son un PIB de 1.113.851 millones de euro y un PIB p/cápita de 24.600 euros.

Pero la comparación real no es la de California con España, sino con la de alguna de nuestras Comunidades Autónomas y de manera fundamental cuantos políticos hacen posible la gobernación del Estado de California en comparación con nuestras Comunidades. Pues bien los datos están ahí y se comentan solos. El Estado de California tiene dos Cámaras, la de Representantes o Congreso, y la de Senadores o Senado. El Congreso cuenta con 80 Representantes y el Senado con 40 Senadores. Total 120 políticos. Las Comunidades Autónomas en España tienen una sola cámara y cuentan con un total de 1.234 diputados. Hay que destacar que dos de ellas la de Madrid con 129 diputados y la de Cataluña (otra vez) con 145 diputados superan en número de políticos al Estado de California.

Creo que con estos argumentos hay suficientes razones para pensar que bajo el punto de vista económico la creación de las Comunidades Autónomas fue un error de carácter monumental  de la Constitución de 1978.

Hay que añadir un argumento más y es el de la incapacidad del Estado para hacer cumplir los presupuestos, los objetivos de déficit y la contención del gasto público. En la práctica desde la creación de las Autonomías, el Estado ha ido accediendo a cuantas transferencias le han sido solicitadas, entre ellas las de Sanidad y las de Educación con disfunciones que repercuten en perjuicio de los ciudadanos.

En definitiva para los ciudadanos comunes, que son los que mantienen con sus impuestos al Estado y a su organización, la administración autonómica es una ruina. Su desaparición supondría una disminución muy importante del gasto público, por lo tanto una reducción de impuestos, más dinero en el bolsillo y en consecuencia un aumento del consumo y del crecimiento económico.

B) Que hay que hacer con nuestras Autonomías bajo el punto de vista político

Abordemos ahora los problemas políticos que genera también para el común de los ciudadanos el Régimen de las Autonomías, el Estado Central cedió competencias como las de Sanidad y Educación, que no debiera de haber cedido y ello ha generado problemas que repercuten muy negativamente en los derechos y libertades de los ciudadanos. En materia de Sanidad cada Comunidad desarrolla o restringe, a su arbitrio, algunos servicios sanitarios que deberían ser comunes e iguales para todos los ciudadanos. Un ejemplo en la Comunidad Autonómica de Andalucía se establece el servicio gratuito de cambio de sexo (el coste de la intervención quirúrgica oscila entre los 18.000 y los 30.000 euros). Desconozco si hay alguna otra Comunidad que tenga esta prestación, pero se restringen en alguna otra la dispensación de pañales para enfermos dependientes y se ha establecido con carácter general la aportación económica en el pago de medicamentos a los jubilados.

En materia de Educación la cesión de competencias aún ha sido peor y lo ha sido porque ha caído en manos de los nacionalistas que anteponen los “derechos del territorio” a los “derechos del ciudadano”, sometiendo a este a todo tipo de procesos que le eduquen o reeduquen en las tesis nacionalistas. La enseñanza de una Historia conveniente para sus intereses, y la “inmersión lingüística” incluyendo la prohibición del uso del español forman parte de este sistema. Todas las Comunidades bilingües participan de este proceso y de manera muy especial Cataluña cuyas autoridades están pretendiendo alcanzar la independencia para convertirse en una República separada del resto de España.

Todo ello se ha convertido en una auténtica locura y lo que es peor es que como en el caso de  los incumplimientos económicos, el Estado no sabe o no puede dar respuesta adecuada a unas autoridades que tienen su origen en la Constitución Española y en su propio Estatuto Autonómico que emana de la misma.

balcony-938010_960_720pix
La estrellada azul y la estrellada roja, esta última utilizada en su día por los terroristas catalanistas de Terra LLiure. Fuente: pixabay.com Licencia Libre CC

La triste realidad es que el régimen autonómico es una fuente interminable de conflictos políticos. Ha servido para exacerbar los nacionalismos hasta niveles que pueden terminar con la unidad nacional, es decir con la propia nación y la división del propio Estado en diferentes reinos de taifas. O con un enfrentamiento nacional del propio Estado con alguna de las Autonomías que no sabemos cómo puede acabar. Ha desaparecido de la enseñanza el uso del español, a pesar de ser el idioma oficial del Estado, en prácticamente todas las Autonomías bilingües,  en perjuicio de los propios ciudadanos que se ven obligados a cesar en el uso de un idioma universal.

Estos son hechos que no admiten réplica y de acuerdo con ello podemos declarar que: Tampoco en el aspecto político el Régimen de las Autonomías, supone ventaja alguna para el ciudadano, sino que por el contrario le supone, en todo caso, una merma de sus libertades y de sus derechos.

C) Conclusiones finales y respuesta a la pregunta inicial

Queda por último dar respuesta a la pregunta inicial. Si el estado autonómico no beneficia al ciudadano en el terreno económico, ni tampoco en el político. ¿A quién benefician las Autonomías? La respuesta es terminante, solo a los políticos. Son ellos los únicos beneficiarios del régimen autonómico. En las Autonomías están sus puestos de trabajo y además los viveros de la creación de más y más nuevos puestos de trabajo, que solo sirven para dar sueldos y en algunos casos “latisueldos” a individuos que por su currículo no abandonarían las listas del paro.

No hace falta mucho razonamiento para concluir que si al ciudadano común y normal, al que vive de su trabajo actual o pasado por estar jubilado, el Régimen autonómico le resulta más costoso y además le recorta sus derechos y libertades, y lo que aún es peor le comporta riesgos innecesarios como los de las amenazas nacionalistas hace falta ser “masoquista” para no exigir con todo el derecho la eliminación de las Autonomías. Esta es la reforma constitucional que nos interesa y debemos exigir de manera urgente y no las que proponen los partidos del arco parlamentario que solo miran por sus intereses.

Jesús Álvarez Carreiras

 

EL FUTURO DE ESPAÑA A CORTO PLAZO

A la vista de la situación económica de España a corto plazo: Deuda  Pública superior al PIB e incapacidad de amortizarla por culpa del déficit presupuestario, hemos de convenir en que el futuro inmediato presenta un aspecto  muy preocupante para nuestro país.

Los datos que avalan estos hechos son los siguientes:

1.- La Deuda Pública de España en Abril de 2017, último dato conocido, alcanzó la cifra de 1.117.092 millones de euros, lo que significa un 100,38 % del PIB, y equivalente a una deuda por habitante de 24.034 euros.

2.- El Déficit Público en el 4º trimestre de 2016, último dato conocido, ascendió a la cifra de 50.576 millones de euros, lo que representa un – 4,54 % del PIB.

Spanish_debt_and_EU_average Licencia CC. Autor Spitzl
Deuda española y media de la Eurozona. Fuente Wikipedia. Licencia CC. Autor Spitzl

La traducción de estos datos al lenguaje vulgar, es la de que España debe más que lo que produce en un año y que cada español, incluidos los niños de pecho, debemos 24.034 euros, una cantidad que, por cierto es bastante superior al valor anual de muchos de los salarios y de muchas de las pensiones que  percibimos. El segundo dato nos indica que al final del año 2016 hemos gastado la cantidad de 50.576 millones de euros más que el total de los ingresos del Estado y que por lo tanto tendremos que acudir a pedir dinero prestado para hacer frente a esos gastos o a aumentar los ingresos subiendo los impuestos.

Cualquier persona normal, a nivel individual, sabe lo que tiene que hacer cuando su situación económica significa que debe más dinero de lo que ingresa en un año, por una parte, y por otra que gasta más de lo que ingresa en el mismo periodo de tiempo. La única solución que tiene el problema, si no tiene capacidad de generar más ingresos, es la de reducir gastos de manera de que el exceso de ingresos sobre gastos le permita reducir la deuda.

Llevado al conjunto del Estado la solución no es tan sencilla porque contamos con dos problemas añadidos. El primero de ellos es en que manos tenemos la dirección de nuestra economía. Cuatro partidos políticos (PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos) y a menor nivel otros con menos poder disputan entre sí como hay que orientar las medidas económicas y del gasto y desgraciadamente hay muy pocas diferencias entre ellos. El segundo problema es el grado de permisividad manifestado en la práctica por los reguladores europeos sobre el cumplimiento de las normas de austeridad aprobadas por las mismas autoridades europeas.

Todos los partidos políticos del arco parlamentario,sin excepción alguna, miran solamente por sus propios intereses, que desgraciadamente, son contrarios a los nuestros, que son los que dicen defender. Si hay un momento en que mejor se puede poner de manifiesto esto que estoy diciendo es este. La situación económico-financiera de España es tan inestable, que un simple cambio de la política monetaria del Banco Central Europeo de reducir la compra de deuda de los estados miembros produciría un aumento del gasto por intereses incalculable para España. ¿Cuál es la repuesta que dan los distintos partidos políticos a este problema? y no olvidemos que de la solución correcta del mismo dependen todos los demás que atañen a los ciudadanos. Según los últimos datos conocidos cada uno de nosotros debemos más de 24.000 euros y encima sin enterarnos.

¿Algún partido propone la reducción del gasto? Cada uno puede dar contestación a esta pregunta.

Empezando por el partido del gobierno, el PP. El pueblo en las penúltimas elecciones le otorgó la mayoría absoluta de acuerdo con un programa presentado y que traicionó de la A a la Z. A partir de su toma de poder hizo seguidismo de las políticas del PSOE, a pesar del rechazo manifestado por los ciudadanos en las elecciones. El segundo partido, el PSOE, durante el mandato de Rodríguez Zapatero no sólo empeoró la situación económica, sino que incentivó el problema catalán con la aprobación de su estatuto autonómico y el encaje de la ETA en las instituciones. Esto le hizo perder las elecciones en beneficio del PP. El desencanto de los ciudadanos dio lugar a la aparición de dos partidos nuevos, Podemos y Ciudadanos, el primero de extrema izquierda que persigue implantar un sistema revolucionario que termine con la democracia en España y toma como modelo a gobiernos de corte marxista-leninista y el segundo, nacido como oposición al nacionalismo catalán, que dice ser de corte “liberal de izquierdas”. Los cuatro están en el poder legislativo de ahora. Ni uno sólo de ellos va a proponer una medida que signifique reducción de gasto público que afecte a sus intereses.

Yo como ciudadano paciente del sistema, creo que la única solución que resolvería de manera radical el problema económico sin sacrificio alguno para el conjunto de la población, sería la desaparición de las Administraciones autonómicas. Gran parte de la Deuda pública y del déficit se generan en las Autonomías. Además se están generando desde las mismas conflictos políticos de carácter peligroso para la convivencia en el conjunto del Estado. Si conseguimos prescindir del Estado autonómico desaparecerán gran parte de nuestros problemas.

¿ Hablan de esto nuestros políticos ?. Ya veis que no. A ellos esto no les interesa, se eliminarían muchos puestos de trabajo de ellos. En la actualidad hay un total de 1.234 diputados autonómicos de los que cuelgan innumerables asesores, secretarios, administrativos. Cada diputado percibe un sueldo anual que oscila entre los 43.000 euros anuales de Andalucía hasta los 75.000 del País Vasco, y lo más triste es que si reparamos en el currículo de muchos de ellos fuera de la política no tendrían posibilidad alguna de ganarse el pan que comen.

Los políticos en estos momentos, están debatiendo sobre la posible reforma constitucional, pero de la que a ellos les interesa. Nada de lo que nos interesa a nosotros que es de manera prioritaria la desaparición de las autonomías. Un nuevo partido político que enarbole esta bandera ganará las elecciones del futuro.

Jesús Álvarez Carreiras

elabor
Las autonomías nos dividen y nos arruinan. Fuente: elaboración propia con imágenes de licencia libre de pixabay.com