Vienen a por nosotros

Estos son los propósitos del gobierno formado por el Partido Socialista, con el apoyo del comunista de Podemos, y el de todos los Partidos nacionalistas de Cataluña, del País Vasco, Baleares y Valencia. A todos ellos les estorba la Constitución de 1978, hay que derogarla. ¿Para qué? Para volver a la República de 1931 y ganar la guerra que los mismos partidos perdieron entonces. Este es el propósito y es bueno que se quiten las caretas.

Pablo Iglesias vice - copia
Pablo Iglesias, comunista del siglo XX, socialdemócrata durante las campañas electorales del siglo XXI, ególatra siempre y actualmente vicepresidente en la sombra del Doctor Maniquí. (Fotos papeleta y firma de Wikipedia -dominio público- y foto de 2012 de Elisardojm y la de 2015 de Podemos 2 círculos).

¿Por qué hay ese interés especial de la exhumación de Franco?

Porque una de las primeras medidas tomadas por el gobierno de la transición fue la de enterrarlo en el Valle de los Caídos.

bone-1299297_640 - copia
Innovación y creatividad política del Gobierno de España. (Foto pixabay)

¿Para qué se aprueba la llamada Ley de Memoria Histórica?

Para dividir a la sociedad en dos bandos. Repitamos la jugada, en dos bandos como entonces, los buenos, ellos, la izquierda y los malos, los demás.

¿Por qué no se ha combatido el golpe de estado de Cataluña, con la contundencia necesaria?

Porque hay que cambiar el régimen constitucional de 1978 y no es tolerable la transición que se hizo de la ley a la ley. Hoy tienen que recurrir a un proceso revolucionario porque si cumplen la ley no llegan a hacerlo. Todo ello como en 1931, unas elecciones municipales, un rey que salió corriendo y un nuevo régimen, la República, traída por una izquierda revolucionaria y una derecha condescendiente.

¿Qué pasó después? Era inevitable, primero derribaron las estatuas de los enemigos, luego quemaron las iglesias y después persiguieron a los curas, a las monjas y a los cristianos por ir a misa. Ahora, sin haber tomado el poder de manera definitiva, ya han derribado con el pretexto de la Ley de Memoria Histórica, nombres de calles, plazas, estatuas y símbolos de los que consideran sus enemigos, también cruces e imágenes religiosas y amenazan seguir con todos los símbolos cristianos como por ejemplo la gran cruz del Valle de los Caídos.

Hay un problema y es que estos, los que quieren derogar la Constitución, no respetan las leyes. Los anteriores lo hicieron de la ley a la ley, presentaron una Ley de Reforma Política el 18/11/76, la sometieron al refrendo ciudadano el 15/12/76 en el que participó el 77% del censo electoral con un voto favorable del 94,7 % de los participantes. Como consecuencia se aprobó la Constitución de 1978 aprobada por referéndum el 6/12/78 en el que participó el 67,11 % con un voto favorable del 91,81 por ciento. Todo de la Ley a la Ley.

Estos no respetan las leyes, simplemente las incumplen y las vacían. La situación ante el golpe de estado de Cataluña, el nulo respeto a la independencia del Poder judicial, el nulo respeto al uso del idioma español en todo el territorio nacional, el nulo respeto a que los padres puedan elegir libremente la enseñanza de sus hijos de acuerdo con sus creencias y otras muchas cosas así lo demuestran. Ninguna Ley que no sea conforme a su ideología es digna de respeto, véase el artículo 18 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos sobre la libertad religiosa.

¿Quieren derogar o reformar la Constitución?

Háganlo, pero de la Ley a la Ley. En el primer proceso electoral presenten dentro de su programa la reforma que proponen o la derogación en su caso. Y si reúnen las mayorías previstas bien en el artículo 167 o en el 168, adelante, procedan a establecer una nueva Ley y pónganla al refrendo de todos los españoles y así será de la ley a la ley. Cualquier otro procedimiento será anticonstitucional y por lo tanto será un golpe de estado.

No hay peligro, les faltan agallas. Siempre ocurrió lo mismo, acudirán al golpe de estado, según costumbre. Y por eso hay que tener más cuidado porque vienen a por nosotros:

  • Vienen a por los que creemos en las libertades individuales.
  • Vienen a por los que creemos en el derecho a la propiedad.
  • Vienen a por los que creemos en la doctrina de Jesús.
  • Vienen a por los que creemos en el cumplimiento de las leyes establecidas y en la actuación judicial en defensa del derecho.

Como ellos no creen en esas cosas, creen en el poder del Estado, cuando lo ostentan ellos, sobre la libertad del ciudadano. Fomentan desde los ayuntamientos que rigen a los “okupas” y a los manteros y se oponen a los arrendamientos de los pisos. Los comunistas de Podemos con el beneplácito de los socialistas amenazan a los cristianos con expresiones como las de: “arderéis como en el treinta y seis”.

rita - copia
La concordia de la Transición ha desaparecido sustituida por la violencia y el revanchismo. Foto: ABC.

Respecto al cumplimiento de las leyes, ya lo vemos con la propia Constitución y con sus propios jueces practicantes del derecho alternativo hecho a su medida.

¿Qué podemos hacer?

Todo lo necesario, siempre en defensa de la Constitución, sumándonos a manifestaciones, apoyando únicamente a los partidos que la defiendan, y negando el voto a los restantes. La defensa de la Constitución y la exigencia de su cumplimiento, es el ejercicio de la defensa propia. La Constitución, con sus defectos, es la norma que defiende, las libertades individuales, garantiza la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley y por lo tanto el régimen democrático. Lo que proponen los otros es la dictadura comunista, que nos llevaría indefectiblemente a un nuevo 1936.

Jesús Álvarez Carreiras

Escrito el 14-11-2018 y publicado el 26-11-2018 

Pa - copia
“Las Checas no tenían piedad” de César Vidal fue publicado en Crónica para anunciar su libro “Checas de Madrid. Las cárceles republicanas al descubierto”. Más de una década después, para que nadie pierda la memoria sobre el ardor revolucionario comunista, el blog Verdades Ofenden ilustró el artículo con fotos terribles.
Anuncios

Sobre el uso del español

En la fecha de ayer, día 5 de noviembre, estampé mi firma y recogí algunas firmas más de amigos y conocidos en un documento distribuido por una de las plataformas que, por desgracia, tienen que estar oponiéndose a las múltiples felonías propiciadas por los gobiernos que padecemos y soportamos en España.

El objetivo de la plataforma “Hablamos Español” es presentar una iniciativa popular en el Congreso de los Diputados para que el uso del español sea un hecho normal en todo el territorio nacional. Que no existan impedimentos para que pueda ser utilizado como lengua vehicular en la enseñanza. Que no se puedan establecer normas para su uso en cualquier trámite administrativo. Que cualquier funcionario público de todas y cada una de las administraciones públicas esté obligado a contestar en español las demandas de los ciudadanos.

libro catalan paisos - copia
Infame libro escolar utilizado en Cataluña donde aparecen diferenciados España y Cataluña en una tabla de países de la Unión Europea. La mentira se institucionaliza pero el trabajo no, la superficie y la población de España no han sufrido alteración a pesar de la “independencia escolar de Cataluña”. (Foto Libertad Digital)

¿Cómo es posible que sea necesario presentar una iniciativa popular en defensa del uso de la lengua española, si la propia Constitución la declara de uso obligatorio? Hay muchas cosas que no funcionan en España, esta es una de ellas. Se van a cumplir el próximo 6 de diciembre 40 años de la aprobación de una Constitución que nos iba a traer una convivencia nacional, sólo posible en un régimen democrático. Y sin embargo hay que presentar una iniciativa popular para que muchos de nuestros conciudadanos puedan conseguir que sus hijos reciban la enseñanza en español.

¿Como es posible que no haya intervenido ningún gobierno para que se cumpla lo establecido  por la Constitución respecto al uso de la lengua? ¿Acaso no esta obligado el Gobierno a guardar y hacer guardar la Constitución? Si lo está, porque la propia Constitución así lo establece y en la toma del gobierno primero el presidente y luego todos los ministros juran o prometen cumplirla y hacerla cumplir, ante el Jefe del Estado. La verdad es que los sucesivos gobiernos desde el de Rodríguez Zapatero, se han puesto de parte de todos aquellos que han vulnerado este precepto constitucional del uso del español, de todos aquellos que pretenden la disgregación de España como nación. Y si esto es así, que lo es, y que todos los partidos políticos que viven del sistema, unas veces en el gobierno y otras en la oposición y que se cobijan en el Congreso o en el Senado tampoco se han distinguido en la defensa constitucional solo nos queda a los ciudadanos obrar en consecuencia en los próximos procesos electorales. Creo que no será difícil presentar querellas por prevaricación a más de uno de los últimos presidentes de gobierno de la Nación y que las mismas prosperen.

 

Novedad en el blog

A partir de hoy pueden disponer de un índice alfabético de todas las entradas publicadas en este blog. Se encuentra en una nueva página a la que pueden acceder desde el menú de su izquierda.

Pulse sobre el “Índice alfabético de entradas/artículos” para tener a su disposición cualquiera de las entradas ya que les permite acceder directamente a cada una de ellos.

Sin nada más que añadir me despido de ustedes con un cordial saludo.

 

¿Durante cuánto tiempo más nos dejaremos engañar?

Ahora todos quieren echar a Rajoy, todos dicen que la legislatura está muerta. Encabeza la ofensiva Pedro Sánchez, presentando una moción de censura con causa en la corrupción del PP. Tiene razón, el PP ha incurrido en corrupción, pero debería recordar el viejo refrán de la sartén y el cazo y no darle esas facilidades a Rajoy para las réplicas y acordarse de todas las corrupciones del PSOE en el pasado que fueron muchas y de las actuales que alcanzan los 40 años de Andalucía, con los Cursos de formación, los Eres y el caso Gurtel en Valencia a punto de destaparse. Como dice el Señor en la lapidación de la adúltera: “el que esté libre de pecado que tire la primera piedra”. A Rajoy no hay que echarle por corrupción, que también, sino por inútil, y al PP por haber traicionado a todos aquellos que lo eligieron para que corrigiera todos los desmanes de Zapatero y no para que le siguiera en sus políticas. Ciudadanos, con el mismo pretexto de la corrupción, ahora le retira el apoyo al PP y desea unas elecciones anticipadas. Cada uno de los contendientes políticos del arco parlamentario busca, no el bien de España y de sus ciudadanos, que somos nosotros, sino alcanzar o mantener el poder. Ciudadanos pudo retirar su apoyo al PP en los presupuestos, tal y como lo había anunciado si el PP recurría al apoyo del PNV. El otro partido nacional, Podemos y sus marcas, solo buscan la revolución y cuanto peor le vaya a España, mejor, y antes pueden lograr su objetivos que es convertir España en una república comunista al estilo de Cuba, Venezuela o Bolivia que son los modelos que señalan. Ofrecen pues, pobreza, miseria, dictadura y falta de libertad. Mientras tanto Pablo y su portavoz disfrutarán de un lujoso chalet conseguido con su “esfuerzo” y “el permiso de sus correligionarios”. Para “nuestro consuelo” queda el resto de los demás partidos, los nacionalistas, el PNV que apoya al gobierno del PP en los presupuestos, de manera desinteresada y gratuita, todo ello a cambio de nada, sólo a cambio de una buena pila de millones, de nuevas obras de infraestructuras y quien sabe, si no habrá mas contrapartidas ocultas favorables al independentismo. El PdeCat, antiguo partido heredero de Convergencia y Unión, distinguido por la corrupción institucionalizada desde los tiempos de Pujol. Y algún otro más de análoga naturaleza. Estos son los que nos gobiernan. ¿Alguno de estos políticos se preocupa por el bien de España, y en consecuencia por el bienestar de sus ciudadanos que somos nosotros?. La contestación verdadera es que no y, en consecuencia y por desgracia, nos seguirán gobernando mientras que no demos la respuesta adecuada al titular de este artículo. Si los políticos que tenemos no se manifiestan útiles para la gobernación de España y, en consecuencia no aportan nada a nuestro propio bienestar, hay que preguntarse porque los mantenemos. La respuesta inmediata es que en un régimen democrático, el menos malo de los conocidos, los políticos vienen a ser un mal necesario y por lo tanto hay que soportarlos. Pero partiendo de esa realidad surge, con fuerza, otra pregunta, ¿son necesarios tantos políticos para que España funcione correctamente? y esta pregunta no es baladí porque los políticos cuestan mucho dinero y si no producen beneficios para España y por lo tanto a nosotros, parece claro que algo deberíamos hacer, dentro de lo que está o puede estar en nuestras manos. Nuestro actual sistema político, basado en la Constitución de 1978, cometió un error que fue el diseño del Estado autonómico en sustitución del Estado Nacional al que vaciaron de competencias, sin tener en cuenta que cada vez que a lo largo de nuestra historia se produjeron ensayos de análoga naturaleza los resultados fueron nefastos respecto a la unidad de la nación.

El estado de las Autonomías, es un sistema improductivo, excesivamente costoso y solo beneficia a los políticos porque en las mismas crean sus puestos de trabajo nombrando asesores, organismos públicos, y extendiendo un sistema clientelar que solo les favorece a ellos, mientras que los ciudadanos ven mermados sus derechos de libertad y de igualdad reconocidos por la Constitución. La eliminación de las Autonomías llevaría consigo la reducción de plantilla de los políticos de manera sustancial, además la de los costes de funcionamiento y de las disfunciones de las mismas. Liberando los presupuestos de todos los gastos innecesarios habrá más capacidad económica y financiera para abordar los gastos imprescindibles, como las pensiones, la sanidad, la educación y los gastos sociales. Emulando al premio nobel de Economía, Profesor Samuelson, quien planteó la elección de “cañones o mantequilla”, podemos plantear la elección entre “Pensiones o Autonomías”. Es tiempo de pensar. Yo en las próximas elecciones votaré al partido que lleve en su programa la eliminación de las Autonomías.

Jesús Álvarez Carreiras

Gijón, 30 de mayo de 2018

Sobre mi memoria histórica

Han sido ellos los políticos de izquierdas los que han incorporado a nuestro lenguaje el término de “memoria histórica”. Es una falsedad más de las que les ha caracterizado a lo largo de su historia y ahora nada menos que pretenden que todos aquellos que no coincidan con sus postulados se conviertan en delincuentes y puedan verse sometidos a sanciones administrativas y hasta, en algunos casos, de tipo penal.

Alcalá URSS - copia
El Madrid que sufrió mi familia, algunos lo recuerdan como algo maravilloso porque no lo vivieron. ABC

La definición de memoria que recoge el DRAE en su primera acepción, es la siguiente: “Facultad psíquica por medio de la cual se retiene y recuerda el pasado”

La memoria,  según estudiamos en el catecismo de Ripalda o en el del padre Astete, es una de las tres potencias del alma, las otras dos son las del entendimiento y la voluntad.

Desde la filosofía de los clásicos, Platón, Aristóteles, San Agustín, Santo Tomás, hasta los más modernos como Laín Entrialgo consideran la memoria como una de las facultades que pertenecen al individuo. Cada uno tenemos nuestra memoria, propia e individual.

La llamada Memoria Colectiva es un invento moderno que expone de manera muy acertada en el diario El País, con fecha 28 de enero de 2018, el columnista Francisco José Lloreda Mera, en un artículo en que sostiene, apoyándose en el autor del libro “Elogio del Olvido” David Rieff, argumentando con él que la Memoria Colectiva como tal no existe y que el mundo y las naciones no tienen memoria, pues son los individuos los que recuerdan.

La Memoria Colectiva es una construcción puramente ideológica y siguiendo a Rieff su finalidad es la de “legitimar una visión particular del mundo, de políticas y agendas sociales y deslegitimar la ideología de los opositores”. Luego añade “cuando los estados, los partidos políticos y grupos sociales apelan a la memoria histórica colectiva, sus motivos no son triviales” y ni mucho menos, inocentes.

¿Quién ha incorporado el término de Memoria Histórica a nuestro lenguaje? Si mi memoria individual no me traiciona, creo que fue el Presidente J.L. Rodríguez Zapatero. Su finalidad manifestada en múltiples ocasiones por él y por sus seguidores es la de legitimar el Régimen de la 2ª República Española y condenar el alzamiento militar de 18 de julio de 1936, que terminó con la derrota del ejército republicano el día 1 de abril de 1939, y que dio lugar a un régimen totalitario dirigido por el general Franco, hasta su fallecimiento el 20 de noviembre de 1975.

Toda esta etapa de la Historia de España es la que desea reescribir, a su conveniencia, la llamada Ley de la Memoria Histórica iniciada y aprobada por Zapatero, y a la que hoy pretenden dar carácter casi sagrado algunos de sus seguidores socialistas encabezados por Margarita Robles. Esa Ley de la Memoria Histórica tiene muy poco de histórica y mucho de sectaria y totalitaria porque trata de borrar a todos cuantos personajes que de una u otra manera han intervenido en el gobierno de España que no satisfagan a una izquierda tan manifiestamente radical.

Las Checas - copia
“Las Checas no tenían piedad” de César Vidal fue publicado en Crónica para anunciar su libro “Checas de Madrid. Las cárceles republicanas al descubierto”. Más de una década después, para que nadie pierda la memoria, el blog Verdades Ofenden ilustró el artículo con fotos terribles.

De acuerdo con esta Ley que proponen, ¿estamos obligados a olvidar alguno de los siguientes hechos?:

1.- Que antes del alzamiento militar y bajo el mando socialista se asesinó a uno de los líderes de la oposición, José Calvo Sotelo al que sacaron de su domicilio por la noche para, sin juicio ni acusación alguna, descerrajarle unos tiros a la cabeza. Y que el otro líder José María Gil Robles, salvó su vida el mismo día, por haber podido huir a Portugal y no encontrarlo en su domicilio.

2.-  Que a la proclamación de la República en el año 1931 se produjeron, bajo los gobiernos de izquierdas la quema de iglesias y conventos y el comienzo de una persecución contra los sacerdotes, religiosos y religiosas, junto con seglares, que se prolongaría profusa y persistentemente después del alzamiento.

3.- Personalmente, ¿he de borrar de mi memoria de niño?, el miedo que pasé muchas veces cuando de madrugada, asaltaban nuestro domicilio en Madrid unos vociferantes milicianos para efectuar registros que, afortunadamente, nunca les condujeron a nada.

Pa - copia
“116 rosas que tuvieron la desgracia de no ser rojas” es otro recordatorio para los que quieren olvidar selectivamente. Fuente: El Cadenazo.

4.- ¿Debemos hacer desaparecer de la Historia de la República? que el mismo día 30 de noviembre de 1936, fecha de mi segundo cumpleaños, fueron fusilados en Paracuellos de Jarama, Ramón Touceda, Jesús Gesta e Isidoro Martínez, religiosos de San Juan de Dios, sacados del hospital psiquiátrico de Ciempozuelos donde atendían a los internos. Arturo García de la Fuente, junto con otros 50 agustinos procedentes del Monasterio de El Escorial.

5.- ¿Tengo la obligación de borrar de mi memoria? que mi hermano José tuvo que ser bautizado de manera clandestina en la cocina de mi casa por un sacerdote que tuvo que realizar el acto de tapadillo. Y que si se hubiera descubierto hubiéramos sido unos mártires más de aquella República tan maravillosa.

Compromis y Pelayo - copia
Los catalanistas valencianos quieren que Correos no haga un sello en homenaje al rey Pelayo (siglo VIII) por ser franquista (siglo XX). ¿Esto es serio? ¿Un servidor público puede hacer política con este nivel intelectual? ¿Memoria, memorión o sectarismo? Fuente: Compromís declara la guerra a don Pelayo por “franquista” LEVANTE, el mercantil valenciano.

Otro de los fines de la Ley de Memoria Histórica es denigrar a Franco y a su Régimen hasta el punto de declararlo conjunto de todos los males, sin mezcla de bien alguno. El argumento es sectario y falso, porque no hay un solo caso de gobernante que haya cometido solo errores sin acierto alguno. Franco como gobernante cometió errores pero también tuvo muchos aciertos. Se quitan las estatuas, los símbolos del franquismo, se denigra a los que fueron sus ministros, pero lo que no se pueden quitar, por ejemplo, son los embalses construidos, alguno de ellos proyectados por un ministro socialista como Prieto. Como no se puede olvidar, cuando año tras año se producen las inundaciones del Ebro, como el gobierno socialista de Zapatero tomó la decisión de suspender el Plan Hidrológico Nacional que hubiera evitado el problema, dando a la vez solución a las posibilidades de riego por las cuencas del Segura y del Júcar. Y sólo porque lo había aprobado y pactado el gobierno de Aznar del Partido Popular.

Señores promotores de esa Ley de Memoria Histórica que pretenden sacralizar. Sus señorías no tienen ningún derecho a secuestrar mi memoria porque forma parte de mi patrimonio, y tengo el mismo derecho a manifestarla como cualquiera de ustedes a manifestar la suya. Aunque sólo sea por lo que dice nuestra cultura popular tanto suya como mía: “Cada uno habla de la feria según le fue en ella”.

Jesús Álvarez Carreiras

23 de mayo de 2018

 

Sobre el comportamiento de nuestros políticos

Es imprescindible en este momento pararnos a reflexionar sobre la situación política de España. Sobre cuáles son los problemas actuales que nos aquejan y como debemos afrontarlos de aquí en adelante y con vistas al futuro para evitar que se conviertan en irresolubles. Voy a tratar de enfocar alguno de estos problemas que pueden comprometer el futuro de nuestro país y el nuestro como ciudadanos.

1.- La unidad nacional

Fundación DENAES - copia
Fuente DENAES

En nuestra actual Constitución de 1978, se cometió el error de dividir el Estado en 17 Autonomías, y en este momento nos encontramos con una de esas autonomías en rebeldía y tres o cuatro más a la espera de como se resuelve el problema para sumarse, o no, al mismo proceso.

 

2.- La magnitud de la Deuda Pública

Con datos a diciembre de 2017 asciende a 1.144.629 millones de euros, más del 99 % del PIB, y representan una deuda por español de 24.590 euros (incluidos los niños). Esto significa que “vivimos de prestado”, y que para pagar lo que debemos tendríamos que entregar gratis todo lo que producimos en un año. Para ir saldando la deuda sólo hay una solución que es gastar menos y este no es el proceso elegido ya que del 2016 al 2017, la deuda aumento en más de 30.000 millones de euros.

3.- El empleo de las nuevas generaciones

El futuro de un país se basa, de manera fundamental, al futuro que ofrece a las nuevas generaciones. Pues bien, en España el paro juvenil alcanza el 38,6% (datos de septiembre 2017), mientras que la media de los países de la OCDE alcanza el 11,9% y en Alemania solo alcanza un 5%. Hay varias razones que explican esta situación, la principal de ellas obedece a la disociación existente entre el sistema educativo y la necesidad de profesionales que demandan las empresas para el empleo y así se produce el fenómeno de que mientras que una gran mayoría de licenciados y titulados salen de la enseñanza para engrosar las listas del paro o para buscar empleo en el exterior, sea necesario traer trabajadores del exterior para cubrir las necesidades reales de las empresas, como ocurre en el campo de la informática.

4.- La política fiscal

La estabilidad de un país con vocación de futuro tiene su base en la estabilidad de sus clases medias. Es tan evidente, que en España no hubiera sido posible la paz social durante la pasada crisis económica si no hubiera existido el colchón de la familia, de la ayuda de los padres y de los abuelos a los parados. El fomento a la protección familiar es fundamental y en esta protección es necesaria una política fiscal que proteja la formación del patrimonio privado de los ciudadanos favoreciendo el ahorro y la inversión. Es imprescindible fomentar la ampliación de las clases medias.

5.- Los políticos que componen el Parlamento nacional

El Congreso de los diputados, órgano legislativo principal según nuestra Constitución, está compuesto por 350 diputados y en las últimas elecciones legislativas han dado lugar a la siguiente composición:

Escaños Fuente rtve - copia
Infografía de RTVE que ilustra los resultados en las últimas elecciones generales. Fuente: rtve

Partido popular           137  diputados

Partido socialista          85 diputados

Partido Podemos          71 diputados

Partido Ciudadanos      32 diputados

Resto de partidos         25 diputados

Desechando el resto de partidos, casi todos de carácter nacionalista y por lo tanto con escaso interés de corregir, en sentido positivo, los problemas de España, quedan los 325 diputados más que suficientes para abordar un planteamiento serio y la solución adecuada de los problemas que nos aquejan.

He puesto como un problema más a nuestros políticos porque, bajo mi punto de vista, creo que lo son. Y no son, precisamente, un problema menor sino el mayor de los problemas que, desde hace mucho tiempo tiene España. Los políticos dentro de un sistema democrático los eligen los ciudadanos para que resuelvan los problemas. Aquí, en la práctica, parece que los elegimos para que nos planteen nuevos problemas y se preocupen sólo de resolver los suyos. Un simple paseo visual sobre los cuatro problemas que he expuesto más arriba, nos ayudará a comprender el papel que están desempeñando nuestros políticos para su solución.

1.- Respecto a la unidad de España

La situación actual de Cataluña es la que procede de un “golpe de estado” perpetrado por unos dirigentes autonómicos, el pasado  mes de octubre de 2017, que proclamaron la república independiente de Cataluña. Todo ello contraviniendo  la Constitución y el propio Estatuto de la Comunidad. La mayoría de los integrantes del gobierno golpista se encuentran en prisión preventiva mientras que el resto, entre ellos el que fue su presidente,  están como prófugos en Bélgica. Siendo esta la situación real, los ciudadanos no podemos explicarnos, de ninguna manera, la respuesta dada por nuestros políticos para resolver el problema de la unidad nacional en una de las Comunidades regionales más importantes de España.

catalonia- - copia¿Cuál ha sido la respuesta de nuestros políticos ante esta situación? La contestación no puede ser otra que la de “decepcionante” y así fue por la totalidad de los partidos políticos que componen el actual Parlamento.

El Partido Popular, titular del Gobierno de la nación se limitó a promover, con un apoyo poco entusiasta por parte del Partido Socialista y otro condicionado a la celebración de unas elecciones casi inmediatas por parte de Ciudadanos, a la puesta en vigor del artículo 155 que permite la intervención de cualquier Comunidad que no cumpla con la normativa constitucional para obligar a cumplirla. El Partido de Podemos votó en contra de su aprobación así como el resto de las fuerzas políticas, formadas por grupos independentistas, con excepción de algún diputado que sumaron su voto al gobierno. Con estos mimbres no se podía construir otro cesto.

Los resultados: catastróficos. No se desarticuló el golpe. La aplicación del artículo 155 fue meramente testimonial, la dirección del gobierno de Cataluña pasó a manos del gobierno de la nación, es decir al gobierno del PP. La policía autonómica siguió en funcionamiento a pesar de haber apoyado el golpe. Los medios de comunicación siguieron haciendo propaganda en favor de los golpistas. La enseñanza pública siguió adoctrinando en favor del independentismo. Y como remate se convocaron unas nuevas elecciones autonómicas que dieron una mayoría de gobierno a los candidatos independentistas con el apoyo de Podemos.

Después del golpe y de la celebración de las elecciones hemos vuelto al punto de partida. Se formará un nuevo gobierno “nacionalista” y con las mismas armas que contaba para el golpe. Sólo falta que haya un acuerdo entre ellos para formar gobierno. ¿Cuándo volverán a la intentona?

            Conclusión respecto a la unidad de España

Todos los partidos, sin excepción, incluidos los independentistas, han mirado sólo por sus intereses partidistas. Los intereses de los ciudadanos nunca los han tenido en cuenta. Sólo la unidad de España permite la igualdad de todos los españoles y por lo tanto el ejercicio de su libertad.

La reforma constitucional propuesta por el Partido socialista, por los Partidos nacionalistas y Podemos para transformar España en un Estado Plurinacional que nunca fue, sería la ruptura de la unidad de una nación que la ha mantenido y luchado por ella desde tiempos de Recaredo (año 589 – Concilio de Toledo)

Si los ciudadanos queremos mantener la unidad nacional y con ella nuestra propia libertad e igualdad, debemos promover con toda nuestra fuerza, la que nos dan los votos, la vuelta al Estado unitario o al menos la devolución al Estado de las competencias de educación, sanidad y orden público, eliminando las policías autonómicas.

2.- Respecto a la magnitud de la Deuda Pública

Los datos son incontestables: la Deuda pública es superior al valor de la producción nacional por lo que el Estado se ve obligado a acudir a los mercados para pedir los fondos necesarios para atender las necesidades de pago. Entre los años 2016 y 2017 tuvo que aumentar la Deuda en 30.000 millones de euros para cumplir con sus compromisos de pago. ¿Cómo es posible que un deudor habitual, con un nivel de endeudamiento tan alto, tenga tanta facilidad para obtener fondos que le permitan seguir endeudándose? Este es un fenómeno difícil de entender. Y todavía es más difícil de entender si además vemos que los costes financieros son prácticamente nulos y en algunas ocasiones negativos. Hace no muchos años amanecíamos los españoles angustiados por la llamada “prima de riesgo”. El crecimiento del nivel de endeudamiento hacía crecer, al mismo tiempo, los tipos de interés de la deuda, para satisfacer los riesgos de impago. ¿Qué ha cambiado ahora para que no ocurra lo mismo? No busque nadie explicaciones esotéricas, no es cuestión de magia. Cuando hay algún hecho que se aleja de la lógica, la práctica enseña que se ha puesto en marcha la razón política y así, una vez más, se manifiesta en este caso. El protagonista: Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, con el beneplácito, supongo, de los dirigentes de los principales países europeos, decide adquirir la deuda emitida por Estados miembros. Con esta decisión política los países beneficiados pueden recibir fondos para sus necesidades de gasto o de inversión ya que la deuda emitida cuenta con la garantía del Banco Central Europeo y de coste financiero prácticamente nulo, por la misma razón. ¿Durante cuánto tiempo será posible mantener esta política? Yo aplaudí como vulgarmente se dice hasta con las orejas, la incorporación a la unión monetaria ya que a partir de ese momento la decisión de emitir moneda pasaba al Banco Central Europeo al que yo consideraba más digno de confianza que a nuestro Banco de España tan acostumbrado a seguir las directrices de nuestros Ministros de Economía en todo tiempo. Hoy tengo que confesar que me equivoqué como en tantas otras cosas.

En cualquier momento, y no sabemos cuándo, a alguien se le ocurrirá cambiar de rumbo y decidirá que el BCE ya no va comprar la Deuda emitida por los Estados miembros y estos tendrán que acudir a los mercados y en ellos, en condiciones de libre competencia, se producirán de manera simultánea dos fenómenos: primero, la deuda ya no será tan atractiva si, dado su volumen y sobre todo su relación con el PIB ofrece dudas con la capacidad de devolución, y segundo por la misma razón subirá el tipo de interés, con lo cual aumentará el gasto por el pago de intereses. Volveremos a preocuparnos nuevamente de la “prima de riesgo”. Mientras sigamos en esta situación, España ya no tendrá la condición de país independiente y estará sometida a lo que decidan sus acreedores.

800px-Frankfurt_EZB-Neubau.20130909 - copia
Sede del Banco Central Europeo (BCE) en la ciudad alemana de Frankfurt. Fuente: W.C. autor Epizentrum.

¿Qué respuesta dan nuestros políticos a esta situación? Creo que, como frente al problema anterior de la Unidad nacional, ninguna. Para resolver este problema y rebajar el endeudamiento nacional a unos niveles razonables, es necesario hacer un verdadero esfuerzo para el crecimiento del PIB que permita una mayor recaudación fiscal y mantener el nivel de gasto. O rebajar el nivel de gasto que permita, con la generación de recursos, ir amortizando la deuda existente.

Todos los partidos nacionales, excluyendo a los nacionalistas cuyo propósito es destruir la unidad nacional, dan en mayor o menor medida como solución la subida del gasto, confiando en el crecimiento a futuro del PIB, como el PP y Ciudadanos o simplemente en el aumento de la presión fiscal como en el caso de PSOE y Podemos. De esta manera cuando cambie el rumbo, que cambiará la tragedia estará servida y volverán las “oscuras golondrinas” junto con los cobradores del frac.

Conclusión respecto a la magnitud de la Deuda Pública

Poco o nada podemos esperar los ciudadanos por parte de los políticos que, desde el gobierno o desde la oposición, tienen la clave para poner en marcha una política financiera que permita corregir los desequilibrios a que se va a ver sometida España en un futuro. Los partidos de tendencia “centro-derecha” PP y ¿Ciudadanos? no se atreven a enunciar una medida que suponga o pueda suponer una reducción del gasto público, y los de “izquierda” PSOE y Podemos compiten en la demagogia de proponer aumentos del gasto que solo pueden ser financiados con un aumento de la Deuda Pública. Como ejemplo clarificador véase quien organiza las manifestaciones pidiendo el aumento de la cuantía de las pensiones sin hablar de su financiación.

Si los ciudadanos queremos vivir en un Estado económicamente fuerte e independiente tenemos, con la fuerza de nuestros votos, la obligación de hacer cambiar a estos políticos en sus conductas o designar a otros con otros programas que lo permitan.

3.- Respecto al empleo de las nuevas generaciones

people-3370833_640 - copia
Además de las diferencias entre formación y necesidades del mercado de trabajo, tanto jóvenes como mayores tienen poca formación en cómo y dónde buscar trabajo. Fuente: pixabay, autor rawpixel.

Otra realidad a la que España tiene que enfrentarse y darle una solución es la del paro juvenil. No es posible que se pueda mantener con vistas al futuro la situación que se desprende de los últimos datos estadísticos de diciembre de 2017 que nos sitúan con un 37,4 % de paro juvenil frente a un 11,9 % de la OCDE o de un paro menor del 7 % que presentan Alemania, Islandia o Japón. ¿Hay preocupación social por estos datos? Efectivamente hay preocupación social, sobre todo en las familias que tienen que soportar la situación de unos jóvenes que no terminan de ganarse su propio sustento y con ello su independencia, de unos jóvenes que después de haber terminado sus estudios se ven condenados a seguir estudiando en cursos de formación, o en masters que solo les sirven para seguir en las listas del paro.

Que la situación de la juventud respecto al empleo es, una de las grandes preocupaciones de nuestra sociedad, lo demuestra la cantidad de estudios documentados realizados por institutos de carácter económico y financiero  analizando las causas de esta situación. Se señalan prácticamente en casi todos los estudios como causas estructurales de la misma las siguientes:

  1. a) El nivel de formación de nuestros jóvenes que de acuerdo con estadísticas de Euroestat + referidas al año 2015, arroja el siguiente comparativo:

Jóvenes con un nivel de formación de Educación primaria.-    43 % España y 34 % Unión Europea

Jóvenes con un nivel de formación de Educación secundaria.-33 %  España y 46 % Unión Europea

Jóvenes con un nivel de formación de Educación superior.-    24 %  España y 20 % Unión Europea

labor-3409337_640 arcangel - copia
Hoy en España faltan trabajadores cualificados para ciertos puestos de trabajo tradicionales, como puede ser un soldador. Fuente pixabay, autor arcangel144.

Según vemos con respecto a los países de nuestro entorno, la Unión Europea, se observan a simple vista dos aparentes contradicciones, mientras que en España, por una parte, un 43 % abandonan los estudios con un nivel formativo bajo superior al conjunto de los países de la Unión Europea por otra parte se produce el fenómeno contrario de que un 24 % alcanza una titulación superior en España frente a un 20 % de la Unión Europea. La realidad es que en España hay una mayor inclinación por la formación universitaria que por la formación profesional y ya en los dos niveles inferiores tanto en la educación primaria como en la secundaria se presta poca atención a la formación en tecnología. Todos los programas educativos desde 1978 han sido elaborados con los criterios políticos de la izquierda y se han preocupado más de imponer sus ideologías que de una formación educativa adecuada a las necesidades impuestas por un mundo cada vez más difícil para competir. Así se han impuesto en los niveles de enseñanza primaria y secundaria materias que como la ideología de género o la llamada educación para la ciudadanía, de marcado carácter ideológico, y en su lugar se ha desestimado todo tipo de iniciativas para introducir los programas de carácter tecnológico necesarios para el desarrollo de la juventud para el empleo.

startup-849805_640 - copia
Título universitario, máster, idiomas, nuevas tecnologías, movilidad… el mercado de trabajo es cada vez más competitivo y más global, la universidad española tiene que dar respuestas efectivas. Fuente pixabay, autor StartupStockPhotos.

Pasando al nivel de la enseñanza superior nos encontramos con unas Universidades que no encuentran lugar entre las 100 primeras del mundo y hay que recurrir a las que dentro del ranking QS, están dentro del segundo centenar para ubicar solamente tres: la Universidad de Barcelona en el puesto 156, la Universidad Autónoma de Madrid en el puesto 187, y la Universidad Autónoma de Barcelona en el puesto 195 (datos referidos a Junio de 2017). Poco pueden aportar nuestras Universidades al desarrollo científico y tecnológico de España, sin que esto quiera decir que no hay profesores sumamente válidos en el conocimiento y en su enseñanza dentro de la Universidad. En este sentido no hay más que ver cuántos de sus alumnos destacan en otras Universidades de máximo prestigio en otros países  como, por ejemplo en, Estados Unidos. Según la información recibida de alumnos, e investigadores españoles en aquellas Universidades, se deduce que poco tienen que ver, desgraciadamente con las nuestras. Mientras que en aquellas la búsqueda de la excelencia es el objetivo principal, tanto en la selección de profesores, como en la de alumnos. Las nuestras están instaladas en la rutina y en la defensa de sus privilegios.

  1. b) La dependencia de determinados sectores económicos

Otra de las causas estructurales señaladas, ha estado determinada por la llamada burbuja inmobiliaria de los años anteriores a la crisis económica que hizo que el sector de la construcción sacara de la enseñanza a muchos jóvenes que eligieron obtener unos salarios importantes, abandonando unos programas de formación que no les garantizaban un puesto de trabajo en otros sectores. Ello ha conducido al final de la crisis a una generación de jóvenes sin preparación para otras actividades.

Como en los problemas señalados anteriormente a nuestros políticos no parece preocuparles mucho esta situación. Afortunadamente hay en otros países de nuestro entorno, como es el caso de Alemania en el que se están diseñando programas de formación dual en los que se combinan la formación teórica en el centro educativo junto con la práctica profesional en las empresas.

Gracias a ello, que no a nuestros políticos, hay ya alguna empresa importante que está tomando esta iniciativa.

Conclusión respecto al empleo en el futuro, de las nuevas generaciones

En las condiciones actuales, la juventud española tiene, respecto al empleo, un futuro más bien un tanto incierto. La razón principal es una sistemática de formación alejada de las necesidades que demanda un mundo cada vez más competitivo y dependiente de la tecnología.

Y desgraciadamente tampoco podemos esperar nada de nuestros actuales políticos. La izquierda que ha estado en el poder prácticamente desde la transición, el PSOE, es la que ha diseñado todos los planes de estudio que nos han traído hasta aquí. El partido mayoritario, primero en la oposición y luego en el gobierno, el PP, no ha sido capaz nunca de revertir la situación y desechando siempre a Podemos que sólo pretende la desarticulación de España queda el de Ciudadanos que mantiene unas veces la tesis de la libertad de los padres en la educación de los hijos y otras veces la contraria, por lo que con estos mimbres es muy difícil construir algo positivo.  

4.- Respecto a la política fiscal

Este es otro de los problemas, no menor por cierto, al que se enfrenta nuestra sociedad. En el que debemos todo a nuestros políticos, y además en este caso a todos. Es verdaderamente difícil mantener una estructura de Estado como la que tenemos en España que resulte compatible con una política de gasto razonable.

Diecisiete Autonomías, 17 Parlamentos, 17 Gobiernos autonómicos. Todos y cada uno de ellos con su afán de protagonismo, muchos de ellos con actitudes secesionistas y prácticamente todos antagonistas de un Gobierno Central que depende la mayoría de las veces de ellos en su acción de gobierno hacen imposible una política de gasto razonable.

Por una parte las Autonomías, y por otra los Partidos políticos, tienen establecida una red clientelar, los llamados “chiringuitos”,  que han de ser especialmente nutridos con subvenciones que requieren verdaderos chorros de fondos que les permitan subsistir.

Con el pretexto de la crisis y de la pobreza generada, desde todas las Administraciones, estatal, autonómica y municipal, se han establecido programas de ayuda para aquellas personas que presentan situación de necesidad y que carecen de empleo. Con este motivo se dan situaciones que resultan paradójicas, como la siguiente: Es prácticamente imposible encontrar una empleada para el hogar que quiera ser dada de alta en la Seguridad Social por no perder las ayudas que por distintos motivos recibe del Ayuntamiento. De manera que se genera así una actividad “sumergida” que se hace extensiva a otras actividades también afectadas por las ayudas y subvenciones.

¿Cómo se financian estas ayudas? Sólo hay una fuente de financiación: el aumento del gasto público, que sólo, y no siempre, parece que preocupa al partido que se encuentra al frente del gobierno que trata de no pasarse y de cumplir con las normas establecidas respecto al límite del mismo. Pero que, demagógicamente, suele ser utilizado por el resto de los partidos de la oposición para su granero de votos. Un ejemplo de esto se ha producido para la aprobación de los presupuestos del presente ejercicio. El gobierno del PP, contaba con el apoyo de Ciudadanos, pero le faltaban 5 votos para sacarlos adelante y ha recurrido al PNV para su apoyo. El PNV parece que le va a prestar esos 5 votos, pero a un precio excesivo en cuanto a cesiones de competencias para un partido nacionalista de tendencia independentista y a una subida de las pensiones de la seguridad social para los años 2018 y 2019 que harán aumentar de manera sensible el déficit de la misma y que alcanza a finales del 2017 los diecisiete mil millones de euros.

¿Cómo se financia el aumento del gasto público? No hay más que dos sistemas conocidos que son: a) subida de impuestos, financiación interna, o b) aumento de la deuda, financiación externa.

Acudimos a la primera fuente: la subida de impuestos. Afecta a las rentas del trabajo y a las rentas del capital, las del ahorro, es decir castiga a la población productiva que soporta una pérdida de su renta disponible en beneficio de una población que por razones no siempre justificables no es capaz de producir lo que consume. ¿Qué efectos sociales produce esta política? Desincentiva tanto al trabajo, como al ahorro y en consecuencia a la inversión y desanima a la juventud más preparada a emprender actividad alguna, derivándola hacia el funcionariado que le proporcione un sueldo seguro. ¿Cuantas tiendas se han cerrado y cuantos locales permanecen cerrados tras la jubilación de sus dueños, por falta de incentivos para sus sucesores? ¿Cuantos jóvenes sin empleo, podrían hacerse cargo de los negocios de sus antecesores, o dedicarse a emprender nuevas empresas si encontraran incentivo para ello, en lugar de encontrarse con la amenaza fiscal como incentivo?

Vayamos a la segunda fuente: la financiación externa. Como carecemos de fondos propios para la financiación del gasto, tenemos que recurrir a pedir al exterior los fondos necesarios y esto se obtiene emitiendo papel, obligaciones o bonos y colocarlos en el mercado financiero al que se ofrece un plazo de amortización para devolver el importe recibido y unos intereses compensatorios del capital prestado. ¿Qué efectos sociales produce esta política? El pago de los intereses supone una aumento del gasto público y por lo tanto una reducción de la aplicación de fondos a otras necesidades. La devolución de los fondos recibidos compromete a los presupuestos futuros y obliga a las generaciones futuras a pagar obligaciones que no han generado. Por otra parte la colocación de la deuda en los mercados financieros exige la confianza de los compradores que se mide por los tipos de interés que se aplican en las operaciones de colocación, en una regla que con carácter general podemos enunciar diciendo que: Cuanto mayor es la confianza que genera su amortización, menor es el tipo de interés que exige el acreedor.

Conclusión respecto a la política fiscal

En este caso como en los anteriores tampoco podemos esperar nada de nuestros políticos. Ninguno de ellos va a proponer una razonable reducción del gasto público. Y no podemos esperarla porque es incompatible con sus propios fines. Ellos proponen, en su beneficio, el mantenimiento en el poder o el asalto al poder y para ello necesitan una sociedad civil dependiente y la forma de conseguirlo es la de crear ciudadanos subsidiados y por lo tanto no propondrán, de ninguna manera, medidas para moderar el gasto.

Cuando estoy escribiendo estas líneas se están debatiendo los presupuestos generales del Estado que defiende, en minoría, el partido del Gobierno, del PP. Hasta el presente año el gobierno se ha opuesto a aumentar las pensiones por encima del 0,25 % con el argumento de que una subida superior a ese tipo hundiría el propio sistema, ha bastado la exigencia del PNV en apoyo a los presupuestos para que el PP admita una subida del 1,60 % para este ejercicio del 2018, y una subida del IPC para el 2019. Ciudadanos que prestaba su apoyo al PP en los presupuestos, lo sigue manteniendo y los otros dos partidos, PSOE y Podemos, que se sumaron a las manifestaciones de jubilados, tampoco se van a oponer. ¿Quién se atreve a la oposición a la medida y contrariar a los jubilados? ¿Cuantos votos podría costar? Y ante esto ¿qué importa que aumente el déficit? Esto es un simple ejemplo, pero se repetirá la respuesta política en cuantas ocasiones similares se presenten. Ellos, en cada caso, defienden sus propios fines, no los nuestros y nuestra respuesta debería ser la de aprovechar las elecciones para ponerlos en el paro.

Sólo he planteado cuatro problemas que afectan a España, hay muchos más, pero no son los políticos los que les van a resolver. Somos los ciudadanos los únicos que podemos darles solución.

Jesús Álvarez Carreiras (1-5-2018)

NI UNA CONCESIÓN MÁS

contra cooficialidad - copia
La PLATAFORMA CONTRA LA COOFICIALIDAD es una luz de optimismo de la sociedad civil asturiana. Fuente: su página de facebook.

Parece que ahora nos toca a nosotros. Asturias tiene que salir de la crisis. Asturias pierde población. La juventud asturiana está condenada a la emigración. Los profesionales jóvenes no encuentran ayudas para la creación de empresas que les permitan salir adelante y con ello además la creación de nuevos empleos. Pues bien, nuestros políticos, los que van a resolver estos problemas que condenan a Asturias al atraso y al subdesarrollo, han dado con la solución.

Lo principal para salir de la crisis en Asturias es declarar el bable como idioma cooficial del español para no ser menos que las comunidades de Cataluña, Valencia y Baleares con el catalán, las de País Vasco y Navarra con el euskera y la de Galicia con el gallego.

Como en todas las demás regiones nadie puede negar el derecho al estudio y al conocimiento de estas lenguas y así se tuvo en cuenta en la Constitución de 1978 que protege este derecho en el artículo 3.

En todas las Autonomías que tienen el “privilegio” de contar con una lengua vernácula se ha seguido un mismo camino de implantación: primero se ha empezado su utilización de manera “voluntaria” y así se ha introducido su uso en la escuela. En esta situación estamos actualmente en Asturias. El segundo paso el de la cooficialidad, vino a continuación de manera inevitable en las demás Comunidades cuando en la práctica notaron que la población se valía de manera suficiente con el uso del idioma común, el español. Y en consecuencia vino el tercer paso que ya es más grave, la inmersión lingüística para limitar el uso del español, lo que conculca el propio artículo 3 al que me he referido anteriormente y que en su primer apartado declara el uso obligatorio del español como lengua del Estado.

Si estuviéramos en un país nacional normal, en un Estado capaz de respetar las propias normas de convivencia que se han dado, cualquier ciudadano podría negarse a contestar en una lengua vernácula a un funcionario autonómico, alegando el mutuo conocimiento que obligatoriamente ambos deben tener que es el español (artº 3.1). Pero no estamos, desgraciadamente en este caso, aquí las fuerzas nacionalistas han tomado la delantera y en este aspecto, como en otros muchos, el Estado es incapaz de defender los derechos de los ciudadanos frente a los derechos de los territorios.

¿Cuáles han sido los efectos de la política lingüística en esas Comunidades pioneras?

Botiquin botiquin - copia
Ejemplo práctico de gasto público inútil. Fuente: plataforma.

El primero de todos ellos ha sido la división de la población por razón de la lengua en dos clases, los que usan la del Estado y los que usan la de la Comunidad. Por similitud en Asturias habrá una división entre: “castellano-hablantes” y “asturfalantes”. ¿Es positivo este hecho para los ciudadanos? Depende de su aplicación, pero es necesario analizar lo sucedido, sin excepción en las Comunidades pioneras. En todas ellas la lengua vehicular en la enseñanza ha sido la vernácula, mientras que el español ha sido prácticamente eliminado con lo que las nuevas generaciones están desconectándose con un idioma, el español, que hablan 500 millones de personas, es la lengua oficial en 19 países y que, junto con el inglés, tiene una mayor demanda para el aprendizaje. ¿Podemos considerar positiva esta política lingüística para nuestros hijos o nuestros nietos? Esta pregunta se contesta sola pero da lugar a otra que surge inevitablemente.

decidir - copia
La política secesionista más zafia está detrás del discurso lingüístico, falsamente cultural. Fuente: plataforma.

Si esa política no es positiva para los ciudadanos comunes, ¿a quién beneficia? La contestación no puede ser más lógica: a sus promotores. Hay una serie de fuerzas políticas que se han empeñado en romper la unidad de España y han ido aflorando, con el pretexto de las Autonomías, unos nacionalismos que estaban larvados, algunos desde los siglos XVIII y XIX, y otros de reciente cuño que desean subirse al mismo carro. A estas fuerzas no les queda más objetivo que plantear la secesión como ha ocurrido en Cataluña con su reciente golpe de estado, y cuentan con el acompañamiento de otros partidos de implantación nacional como ocurre con el PSOE y Podemos, que proponen una reforma constitucional por la que se declare a España como Estado plurinacional. Además de la finalidad de la ruptura de la unidad del Estado, patente para los nacionalistas cuyo fin es la secesión, hay otro objetivo común que es la obtención de mayor poder y de mayores recursos económicos.

Asturias es España - copia
Entre los deseos de los nacionalistas y cristianófobos está dejar de celebrar el día de Covadonga y tergiversan la historia para tomar otro día que creen erróneamente más “nacionaliego”. Fuente: Plataforma.

¿Cuantas organizaciones, asociaciones, se constituyen a consecuencia de estas políticas lingüísticas? y ¿cuántos recursos públicos se destinan a su financiación? El poder para colocar a sus afines y dinero para su financiación son dos instrumentos de poder que quieren alcanzar en el corto plazo. No importan las trabas que haya que poner a los ciudadanos comunes: contestar a los requerimientos de la administración en la lengua vernácula, rotular en esa misma lengua los productos o servicios ofrecidos en las actividades comerciales, la prohibición del acceso a la función pública a los funcionarios de otras comunidades o a aquellos que no tengan suficientes conocimientos de la lengua vernácula.

Lo más curioso del caso es que todo ello lo tenemos que financiar con nuestros impuestos, con la rebaja de las pensiones y con los recortes en la prestación de servicios como la sanidad y la educación. Al final va a cumplirse la profecía, creo que de Lenin, “Nos van a pagar ellos mismos la cuerda con las que les vamos a colgar”.

¡Basta ya!, volvamos al Estado Unitario o reformemos el Estado Autonómico de una manera razonable al estilo de Alemania y mientras tanto ni un solo voto a los partidos que pretendan implantar el bable como lengua cooficial.

España es un país unitario desde Recaredo. Resistió la invasión árabe con el levantamiento de Pelayo, precisamente en Asturias, y después de ocho siglos fue, una vez más, reunificada por los Reyes Católicos. No hay ninguna nación en el mundo que haya demostrado más vocación por la independencia y la unidad.

Jesús Álvarez Carreiras

 

ayto sabadell mirar bien - copia - copia
Modelo a seguir. En la página de facebook del Ayuntamiento de Sabadell un vecino reacciona tras la salida del Banco de Sabadell de Cataluña con estas dulces palabras: “Señor alcalde le invito a dimitir. El banco de nuestra ciudad se va … todo empezó con usted. ¿Cuánta gente deja en la calle por vuestras ideas separatistas? (Fuente facebook).